Juega a ser princesa. Apuesta por este outfit de cuento.  El glamour es innato en las faldas de grandes volúmenes; es una prenda en sí ostentosa, que se simplifica con la austeridad del punto negro.  Un look de contrastes, un juego constante de volúmenes y de clases.

Samantha-Barks-en-Christian-Dior-printemps-été-2013voguefr

2002-01-22-a

Para el día, encontramos otras versiones; se acorta el largo y se juega con los tejidos, pero la fórmula sigue siendo la misma: complementos fuera, joyas minimalistas y el indispensable jersey de punto negro. Ella es la estrella y el centro de las miradas.

El outfit es un órdago al glamour pero sin renuncias.  Bella princesa, desafiarás al gélido frío despertando envidias.